Vacaciones ajedrecísticas de verano

Publicado por

En dos semanas, Diego Salazar Reyes juega torneos en tres estados

MÉRIDA, Yucatán, 6 de agosto._ Como premio por sus buenas calificaciones en la escuela, el pequeño yucateco Diego Salazar Reyes, de nueve años de edad, emprendió junto con su abuelo un breve periplo en el que, en el lapso de dos semanas, jugó tres torneos en sendos estados.

Por principio de cuentas, a fines de julio participó en el torneo ESCAT en Tlalnepantla, Estado de México, donde quedó en segundo lugar en la categoría infantil. El plan original no consideraba la conquista de galardones, sino el simple hecho de participar, de divertirse practicando el juego de sus amores sin la presión de volver al día siguiente al salón de clases.

De ahí, Diego, quien toma clases en el complejo deportivo de la Inalámbrica, donde uno de sus entrenadores es Miguel Ricardo Sosa Pérez, viajó a Veracruz junto con su abuelo paterno, Rudi Armín Salazar.

En el puerto jarocho, el yucateco planeaba competir en su categoría, pero los organizadores decidieron juntar en un solo grupo a niños y adultos, así que Diego declinó repartir jaques entre los grandotes. Después de todo, se trataba de divertirse, no de pasar sobresaltos.

A cambio, jugó en un torneo de blitz y, aunque no quedó entre los primeros lugares, tuvo la satisfacción de pegarle a un grandulón y a otro de su categoría.

De vuelta en casa, el pequeño guerrero del tablero se inscribió en un torneo que organizó el Instituto Politécnico de Yucatán el pasado 2 de agosto, donde hubo muchos jugadores fuertes, pero las cinco partidas que disputó le sirvieron como un buen fogueo.

Para culminar su período vacacional ajedrecístico, Diego visitó ayer la “Casa del Ajedrez”, como se conoce a la céntrica “Plaza Diamante”, donde jugó unas partidas amistosas en el club “Bobby Fischer”, en la planta alta, y luego bajó a “Diagonales”, tienda especializada en artículos del juego ciencia.

En este último sitio, cuyo lema es “Un mundo de cuadritos”, el ex campeón estatal Jorge Alberto Balam Díaz lo puso a prueba y constató sus notorios progresos en el aspecto técnico, sobre todo en lo que a táctica se refiere.

Bien por Diego Salazar Reyes, cuyas sanas, provechosas vacaciones ajedrecísticas, le servirán de estímulo para seguir por la senda del estudio y el esfuerzo, a fin de seguir escalando niveles en el mundo de las 64 casillas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.