Ossip Bernstein

Un triunfo salva su vida

Publicado por

Ossip Bernstein, ante el pelotón de fusilamiento 

Sin exageración, la azarosa vida del ruso-francés Ossip Samoilovich Bernstein es más interesante que muchas películas de Hollywood. Y no sólo porque tres veces amasó una fortuna y la perdió, dos veces a causa de sendas guerras y otra por la Gran Depresión. 

Frente al pelotón de fusilamiento, después de su arresto por la policía secreta bolchevique en 1918, tras el triunfo de la Revolución de Octubre, le salvó la existencia el hecho de ser hábil ajedrecista, mucho más fuerte de lo que se supone en Occidente. 

Por suerte para Bernstein, un oficial de alta jerarquía que era gran aficionado al ajedrez, como muchos en Rusia, pidió la lista de nombres de los prisioneros. En seguida reconoció el de Ossip y para confirmar le preguntó si él era el jugador, a lo que este asintió. 

Para asegurarse de que no le tomaran el pelo, el oficial le dijo que ambos jugarían una partida. Si el prisionero perdía o empataba, lo pasarían por las armas, pero si ganaba salvaría la vida y lo liberarían. El futuro GM se impuso fácilmente en pocos movimientos. 

Aunque salió con vida, la revolución bolchevique le hizo perder la riqueza que obtuvo como asesor legal de banqueros en Rusia (era abogado de profesión). Al recobrar la  libertad, escapó en un barco británico y se refugió en Francia. 

En este país logró por segunda ocasión una economía boyante, pero la Gran Depresión desapareció sus ganancias. La II Guerra Mundial dio al traste con su tercera fortuna, pues por su origen judío tuvo que escapar a España al rendirse Francia ante los nazis. 

En su huida, al llegar a los Pirineos, en el verano de 1940, él y su familia tuvieron que desplazarse por las noches en estrechos caminos de montaña y esconderse en cuevas durante el día para evitar a la policía y a los agentes fronterizos. 

Cuando llegó a España, sufrió un infarto y los guardias fronterizos capturaron a sus familiares mientras él permanecía inconsciente. Sin embargo, influyentes amistades abogaron por el jugador y su familia y se les permitió quedarse en ese país. 

Ossip Samoilovich, que nació el 20 de septiembre de 1882 en Zhytomyr (Imperio Ruso), fue un jugador mucho más fuerte de lo que en Occidente se supone. No por nada estuvo en la primera lista de los que recibieron el título de gran maestro por parte de la FIDE. 

Para tener una idea más o menos clara de su elevado nivel basta señalar que logró un marcador igualado con monstruos del tablero como los ex campeones mundiales Alexander Alekhine y Emmanuel Lasker, Akiba Rubinstein, Mikhail Chigorin, Aaron Nimzovich y Salo Flohr, entre otros. 

Bernstein, de quien volveremos a hablar pronto, murió a los 80 años en París, el 30 de noviembre de 1962. 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .