Cuatro líderes en el Gran Suizo

Cuatro líderes en el Gran Suizo

Publicado por

Irán y Gran Bretaña se unen a China y EE.UU.

ISLA DE MAN, Gran Bretaña, 13 de octubre._ Medio mundo sigue expectante las partidas que disputa el campeón mundial Magnus Carlsen, pero las acciones más interesantes en el Gran Torneo Suizo no se han gestado en el tablero del noruego, que hoy llegó a tres días sin ganar y sigue a un punto completo de la cúspide, en el lugar 34 exactamente.

En cambio, la lucha en la vanguardia del evento se tornó más apasionante, pues al concluir la cuarta ronda dos jugadores se unieron a los dos punteros. Estrellas de Irán y Gran Bretaña alcanzaron a los líderes de China y Estados Unidos.

Aprovechando que el estadounidense Fabiano Caruana (blancas) y el chino Wang Hao empataron entre sí en la cuarta ronda, tras 46 movimientos, la promesa iraní Parham Maghsoodloo y el ídolo local Luke McShane se subieron a la nave que ahora con cuatro ocupantes marca la pauta del torneo.

El persa derrotó con blancas al indio Vidit S. en aleccionador final de peones, que concluyó en el lance 48, en tanto que el inglés, igual con los trebejos albos, dispuso del indio B. Adhiban, para alcanzar 3.5 puntos.

Carlsen, con las negras, ligó su tercer empate, ahora frente al joven bielorruso Vladislav Kovalev, quien llegó a tener ventaja posicional y de material. El armisticio se acordó en la jugada 47 en un final de torres y peones.

Un detalle que muchos no notaron fue la abundancia de choques fratricidas en esta jornada. El hecho se vio sobre todo entre los rusos, que constituyen la delegación más numerosa en esta isla, con un total de 26. No debió extrañar, por tanto, que en cinco partidas se enfrentaran entre sí compatriotas de Vladimir Putin.

Sergey Karjakin derrotó a su connacional Anton Demchenko y Rakhmanov a Daniil Dubov. Kiriil Alekseenko entabló con Alexander Grischuk, Alexey Sarana con Vladislav Artemiev y Peter Svídler con Alexander Riazantsev.

Quienes gustan de los finales artísticos podrán disfrutar con la reproducción del encuentro entre el egipcio Bassem Amin (blancas) y el alemán Matthias Bluebaum, quienes realizaron interesantes maniobras que incluyeron una subpromoción por parte del bando albo, que al llevar un peón a la octava fila no pidió dama, sino caballo. El peculiar lance no salvó a las blancas del descalabro por la precisión del germano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .