Un cubano que ha estado varias veces en la “Torre de Babel”

Publicado por

Reconocimiento del INDER al Árbitro Internacional Serafín Chuit

Unos hablan chino, otros árabe, ruso, persa, hebreo, inglés o español. Varios otros se expresan en portugués, hindi, japonés, bengalí y un largo etcétera. La Olimpíada Mundial de Ajedrez, a la que cada dos años asisten competidores de más de 160 países, da muchas veces la impresión de ser una auténtica Torre de Babel.

En ese mar de confusión lingüística ha navegado varias veces un cubano de gran prestigio y amplios conocimientos en materia de jueceo: el Árbitro Internacional Serafín Chuit Pérez, quien acaba de recibir un reconocimiento por su larga trayectoria de más de 35 años en el arbitraje.

Durante décadas, Serafín, practicante de las disciplinas orientales taichí y chikún, ha sido figura infaltable en las ediciones del “Memorial Capablanca”, pero este año, debido a una intervención quirúrgica que sufrió, no pudo fungir como juez.

Sin embargo, se apersonó al local de juego para recibir el reconocimiento de parte del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), que entregó similar distinción a Enio Bello, también Árbitro Internacional y jefe del jueceo en la mayor de las Antillas.

Serafín Chuit goza de gran prestigio en México, en especial en Yucatán, donde ha estado presente en más de una decena de versiones del torneo internacional “Carlos Torre Repetto In Memóriam”. Incluso ha impartido talleres de arbitraje a jóvenes aspirantes a jueces en la Escuela de Desarrollo y Alto Rendimiento de Ajedrez en Yucatán y el Sureste (Edarays).

Año con año, un colega suyo en el arbitraje, el yucateco Miguel Ricardo Sosa Pérez, le entrega libros sobre taichí y chikún, en amenas veladas en las que fluye todo un río de anécdotas sobre el juego ciencia en Cuba y Yucatán.

Chuit es poco partidario de las entrevistas, pero en Yucatán, donde cuenta con muchos amigos, ha demostrado en largas pláticas que es como una enciclopedia ambulante del ajedrez en la isla.

Lo mismo ha sucedido en sus visitas a varios países, como Panamá y Costa Rica, donde ha impartido clínicas sobre arbitraje.